¿Cuando funciona una relación de pareja?

Separaciones y divorcios ¿Por qué ocurren?
31 marzo, 2016
Como saber si habrá atracción sexual en una pareja
27 abril, 2016

¿Cuando funciona una relación de pareja?

Una relación de pareja funciona porque hay buena química. Así de fácil. Hay que olvidarse de todo lo demás pues no es sino secundario, y la química, como si de moléculas se tratase, es lo que mantiene unidas a las personas.

Aunque suene extraño, la compatibilidad es un término que debería utilizarse más a menudo y no ser un tabú cuando se tenga que elegir una relación seria. Ser compatible incluye muchos factores entre los cuales está la capacidad para comunicarnos fácilmente y sentir que hay armonía en la relación.

Tener buena química es lo equivalente a compartir una atracción similar a la que une átomos y moléculas los cuales componen la materia que nos hace y nos rodea. Cuando dos substancias se unen forman otras moléculas. De igual manera puede decirse que cuando dos personas se aman nacen hijos y se forja una relación duradera y armoniosa si hay una buena reacción entre ellas. Si esto ocurre, los hijos podrán vivir en una familia feliz y tener un ejemplo del cual aprender para crear a su vez una familia cuando crezcan y maduren.

Siempre hay algún tipo de reacción “química”, tanto si la relación se asemeja a una reacción nuclear de incandescente pasión o, si por el contrario se parece más al aceite flotando sobre el agua. Si se parece más bien a cuando se disuelve una aspirina en el agua, generando  burbujas efervescentes, las cosas serán de otro calibre. ¡Si por otro lado lo tuyo son las reacciones en cadena se podría decir que eres una persona con una fuerte radiactividad y quizás prefieres probar muchas relaciones, una tras otra, hasta dar con la que te satisface. ¡Tienes la total libertad de elegir! ¡Si te va el ligue claro está! No obstante, no todo el mundo tiene tiempo, ganas o energía  para tanto  ensayo y error, y la mayoría prefiere una relación estable y que ofrezca una cierta seguridad sentimental para poder formar una familia.

No es necesario utilizar tanta analogía para entender lo que es tener una buena química en una relación ¿Verdad?

Tu decides que tipo de relación quieres tener, pero nunca puedes predecir el resultado si no conoces la formula, en cambio si dispusieras de un método facil que te ayudara a elegir, lo usarias probablemente, siempre y cuando este realmente funcionase , y de forma imparcial, neutral y natural, permitiéndote tomar decisiones más acertadas.

El  compromiso

Incluso si no son felices, las parejas pueden mantenerse unidas debido a la presión cultural, familiar  y es muy común que existan parejas que vivan relaciones de auténtico masoquismo emocional. Esto es más común de lo que se piensa y es porque no tienen una química estable, lo que las hace mantener continuas batallas, como reacciones químicas destructivas cíclicas que traen infelicidad y tristeza a la relación, convirtiendo del compromiso una verdadera planta nuclear.

Lo más recomendable sería mantenerse unidos en una relación solo si hay felicidad y no hay dolor. En mi opinión ese debería ser el objetivo de una relación, pero lamentablemente a menudo y muchas parejas se unen debido a otras causas ajenas a su control y cuando ya llevan algún tiempo y se dan cuenta, ya es demasiado tarde y las heridas ya están abiertas.

El famoso psicólogo Sigmund decía que existe el complejo llamado complejo de Edipo, en el cual nos sentimos atraídos a personas que se parecen a nuestro padre o madre. Nuestro subconsciente nos puede hacer muchas jugarretas como ésta, y si no somos cautelosos podemos acabar presas de viejos patrones heredados de nuestra familia desde nuestra infancia y que nos hacen repetir los mismos errores de generación en generación.

Un suceso muy común es el de sentirnos atraídos por personas que han sufrido traumas similares a los que nosotros hayamos podido sufrir en el pasado. Esto puede ser bueno cuando esos traumas del pasado no afectan negativamente el comportamiento de la persona y cuando ayudan a que los dos se sientan más comprendidos ya que han pasado por circunstancias similares en su pasado, pero por lo general esto es un modo de unión que a la larga puede recrear las circunstancias que generaron este trauma, y puede transferirse a la pareja y a la familia que nazca de ella. Un ejemplo de esto son los traumas de abusos sexuales y de maltratos de un miembro de la pareja el cual se convierte en agresor y el otro miembro en víctima. Como decía Freud, el subconsciente puede recrear situaciones negativas si no se tiene cuidado a la hora de elegir una relación, y es importante andarse con cautela a la hora de elegir una pareja seria.

El aspecto y las apariencias

Es típico enamorarnos de alguien por su aspecto físico, carácter, altruismo, dinero, influencia, logros, gustos, etcétera. A veces funciona y damos en el clavo, sin embargo hay que pasar por mucho ensayo y error para dar con esa “molécula” adecuada para nuestra “reacción” personal. Cada uno se siente atraido por aspectos que nos gustan más que otros. Podemos valorar por encima de otros , el aspecto físico, o quizás este no nos importe tanto como el caracter. Puede ser también que nos guste más una persona honesta y sincera , que aunque no sea un ‘ top  model’, siempre nos diga lo que piensa y no se ande con rodeos, o quizás nos atraiga alguien que nos diga lo que nos guste oir, aunuqe eso implique mentiras piadosas.

Las apariencias engañan como dice aquel refrán, y muchas parejas se unen basándose en esas apariencias. Mantenerse unido en base a las apariencias suele acabar en infelicidad en la relación pues no hay una motivación emocional suficiente para crear amor a largo plazo. Muchas parejas se separan o divorcian al cabo de un tiempo porque se dan cuenta de cuan superficial era su unión como pareja y si tienen suerte puede seguir siendo amigos, o seguir cada uno su camino.

Satisfacción o idilio

¿Hay que dejar de ser exigentes y contentarnos con una relación que nos satisface a duras penas? ¿Es necesario sucumbir a lo fácil porque no damos con la reina de nuestros deseos o el príncipe azul de nuestros sueños?

Cualquiera que sea lo que nos atrae, a menudo no sabemos lo que queremos. ¿Cómo elegir? ¿Cómo darse cuenta de lo que nos conviene?

Llegar a un compromiso de pareja es algo que no todo el mundo logra de la misma forma ya que no todo el mundo está dispuesto a comprometerse al mismo ritmo, ni de la misma manera con otra persona. Para unos, el compromiso es algo ligero y que no ata completamente, y para otros es algo muy firme y solido que no permite demasiada libertad y requiere devoción total.

También hay que estar seguro de si se quiere un compromiso matrimonial o una bonita amistad, la cual a veces es una mejor opción en determinadas situaciones donde la pareja no puede mantenerse unida por causas ajenas al control mutuo, como por ejemplo debido a viajes laborales continuos.

Para comprometerse por lo general se tienen en cuenta las experiencias vividas en la relación y las ganas de mantenerse juntos en ella. Si la relación ha aportado experiencias positivas y felices, no será difícil tener algo serio, sin embargo si nos trae más problemas y malos tragos, llegar a un compromiso serio no es la opción más inteligente.

Mucha gente llega a comprometerse  sin hacer un filtro razonable , sin tener en cuenta la razón, y dejando que la pasión venza al juicio racional. Como dice el refrán: el amor es ciego, y sin GPS! Esto encamina a muchas personas a “liarse” con “nudos” difíciles de deshacer y que pueden ser muy perjudiciales.

Casi todas las parejas se mantienen unidas porque después de llevar un tiempo juntas valoran más los buenos momentos vividos que los difíciles. Puede decirse que esto es usar el juicio sano al detenerse con  la calma para tomar una decisión. Cuando las cosas se tuercen, la distancia siempre ayuda a ver con sosiego el historial de nuestra relación  y poder elegir una manera de mejorarla de acabarla , pero ciertamente no es fácil cuando hay esos “líos” de por medio, como venía diciendo.

No obstante, hay otras parejas optimistas que piensan que cuando hay dificultades de pareja estas se solucionarán con amor, compasión y ternura. ¡Que bello es vivir!

Ciertamente esta actitud positiva puede ser estupenda si realmente no hay nada grave debajo de las sabanas, sin embargo puede ser negativo si realmente no se están haciendo caso de los indicios y pistas que indican que lo mejor sería no continuar con la relación. Cuando nuestra mente es clara podemos ver estos indicios , pero es dificil separar la razón de los sentimientos en casos como estos, y decidir eficazmente.

Estas parejas no pueden separarse facilmente incluso al ver de forma realista que su relación pasa por más días de tempestad que por cielos azules y soleados de gloriosos sentimentos

Relaciones tóxicas

Se aprende mucho de las dificultades vividas pero muchas veces estas son el fruto de una relación tóxica en cuestión. En estos acsos pegaría bien el refrán “más vale solo que mal acompañado”,  pero yo se que no es facil aplicarse el cuento a uno mismo, una vez que los lazos están

Una relación tóxica es lo más grave que nos puede ocurrir y es algo que es mejor detectar desde el principio y que poco tiene que ver con una buena quimica.

Cuando nos “liamos” con gente manipuladora, mentirosa, despiadada y hasta psicopata, debemos tener la madurez suficiente para poder detectar este tipo de personas antes de que nos hagan daño.

Tener una buena quimica con alguien así puede hacernos caer en una trampa de la cual será más dificil escapar pero Quimie te da recomendaciones para poder detectar este tipo de actitudes y que te serán muy utiles a la hora de conocer a una persona con quien tengas buena química, una vez te hayas registrado en Quimie.

Afortunadamente, la gente realmente mala es poco común y tendreis pocas posibilidades de caer en sus garras si sois cuidadosos y seguis las pautas adecuadas. La mayoria de la gente es buena y aunque puedan tener defectos de caracter y hasta transtornos mentales , las personas pueden aprender y cambiar, especialmente si hay una relación con buena química de por medio.

Una relación donde hay buena química tiene un potencial sanador enorme ya que puede motivarnos a darlo todo por una relación que nos aporta tanta satisfacción y felicidad como una relación con química.

Como lograr una relación perfecta

La gente que dice que las relaciones perfectas no existen hablan así porque nunca las han encontrado. Esto es normal ya que no es nada fácil, y son raros los casos de idilios amorosos.

De todas maneras los idilios son como un traje a medida, y cada persona tiene su propia definición de lo que son.  Para unos un idilio o relación perfecta es la que lo tiene todo, y con “todo” quiero decir que la relación les aporta todo lo que a ellos les falta y también les permite aportar todo lo que tienen para ofrecer.

De forma global se podría decir que una relación que nos aporta la posibilidad tanto de dar como de recibir es una relación idílica.

Compartir risas, aventuras, logros, riquezas, “sábanas calientes”, viajes y hasta los virus (¡Siempre y cuando sean venereos! ) nos lleva a sentirnos verdaderamente unidos en una pareja. ¡Todo esto es sinónimo de una química fenomenal, digna de un cuento de hadas!

Son los buenos momentos los que van sumando y hacen que los duros se olviden o sopesen positivamente. Cuantos más puntos sumemos en la cuenta de nuestra relación, y mayor satisfacción nos aporte, mayor será el éxito, lo que refleja una buena química de pareja.

¿Entonces  por qué funciona una relación de pareja ?

La respuesta es evidente, una relación funciona cuando hay buena química, tanto a nivel emocional, físico como mental. En otras palabras, la relación es más sólida y satisfactoria cuanto más fácil y agradable sea comunicarse en esos tres planos y menos nudos desagradables surjan en la relación como resultado de ella.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *